¡Cómo pesa el tiempo!

¡Ay, cómo pasa el tiempo! Unos aseguran que pasa muy rápido y otros dicen que pesa mucho. Hace años cuando a uno le daba un ataque de nostalgia abría un álbum de fotos, se ponía música “de aquella época” y se reía o emocionaba a medida que iba pasando sus páginas. Páginas de álbum ochentero que, dicho sea de paso, eran tan gruesas que bien podrías matar a un anciano de un golpe seco en la cabeza. Y es que en los ochenta y en los noventa todo era así: aparatoso.

Una se quedaba ensimismado viendo aquel documento. Yo creo que eso de la fotografía a mediados de los ochenta debía ser como ahora lo de los selfies. Mis padres fotografiaban todo. Así que hay un documento bastante exhaustivo de mi niñez y adolescencia. En ese momento la crónica para porque me salió y acné; me empecé a vestir de negro y me compré dos relojes de pulsera que lleva a la vez. Cosas de chiquillos. A otros les da por comprarse una katana y matar a sus padres, así que lo mío no es para tanto. Después me hice superfan de New Kids on the Block y eso hay gente que aún a día de hoy no me lo perdona y hace todo lo que puede para que no olvide. Me miran, me señalan y se ríen.

A lo que vamos.

Ahora, en pleno siglo XXI, los ataques de nostalgia y ese enfrentamiento con el pasado no son voluntarios. Vienen marcados por las redes sociales. Os pongo un ejemplo:

Es un día normal, estoy trabajando frente al ordenador cuando una notificación azul se ilumina en mi móvil. Pienso en el tío que inventó esa bombillita que me sorprende de vez en cuando con un nuevo color: verde, blanco, azul, rojo…esta es azul, lo que significa que es Facebook el que me reclama. Y esto es lo que me encuentro:

11692693_10207015355999868_8716820528368209677_n

Al principio ni siquiera me reconocí. No entendía porque alguien podría haberme etiquetado en una gala de José Luis Moreno, pero enseguida me doy cuenta de mi error. Ese que estaba ahí, sonriendo desde mediados de los 90 era yo. Mi mente no da crédito. De izquierda a derecha repaso a estos seres de otro tiempo: Sara, yo, Montse y Bubi. Pero en realidad mi mente procesa otros nombres: Toñi, El Fari, Encarni y Julian Muñoz afeitado.

Varias preguntas me rondan la cabeza:

¿Cuánto tiempo ha pasado de todo esto?

¿Por qué en los noventa no había pantalones de mi talla?

¿Quién me engañó para salir así a la calle?

Y lo peor es que recuerdo aquel día.

5 de enero de 1995

Tengo 20 años y esta noche es el primer baile de Reyes al que voy. Me pongo el esmoquing y me va perfecto. Como un guante de seda en el precioso brazo de una mujer fatal. Bien de hombros, muy genial de cintura y perfecto de pantalones. En un rato he quedado con mis “colegas” y estoy seguro de que hoy va a ser, como diría Rafael: Mi gran noche. Estoy deseando que nos hagan una foto al llegar al local: pocas veces he ido tan de puta madre como hoy y quiero inmortalizarlo. Le lanzó un beso al espejo y me guiño un ojo. Después sonrío. Está claro que eres imparable tío. Eres un grande. LLamo a un taxi, le pago 400 pesetas (estoy forrado después de las fiestas, y eso, unido a la ropa, pues como que te da seguridad). Mi chófer me deja en la puerta del local y allí esta toda la gente molona. Vaya, pienso. Ellos también van de la hostia. Sara y Montse van a la moda. Siempre estilosas y sonrientes, a la última. Y Bubi está en su peso. Escucho que alguien dice que vamos a hacernos una foto y de repente un cosquilleo me recorre el cuerpo, como un sentido arácnido que me avisa de que algo va mal, creo que es una señal del futuro, pero ya es tarde. Un flash me ciega y…

11692693_10207015355999868_8716820528368209677_n

Volvemos a 2015.

Es así la vida. Ahí estamos y siempre estaremos ahí, así. Un día en el año 3093 alguien se topará con esta reliquia vía Internet Anal (en el futuro todo será vía anal, llamadme loco) y dirá. ¿Qué es esto? ¿Así eran los humanos hace siglos?

Pues sí amigos del futuro. Y es que Sensación de vivir hizo mucho daño amigos. Aún así, como dice Montse, vergüenza ninguna y os reto a que dejéis caer por aquí vuestras fotos noventeras. En en lado positivo hay que reconocer que estar rodeado de tanta belleza gitana es una experiencia. Lo dicho: ¡Cómo pasa el tiempo!

¡Ah! Este soy yo ahora en 2015, he cambiado un poco a mejor, por el corte de pelo.

large

Salud hermanos

Sperman: Mantenlo en secreto

Hola amigos,

Soy Sperman, algunos me conoceréis como Inseminator, Fecundator y un montón de nombres más. Mi novia es Ovugirl, también conocida como Óvulo Infinito o Dúplex Baby. Los que seguís este blog sabéis de nuestra historia: en unos meses, y si todo va bien, seremos padres de mellizos.

Mellizos:  Dos seres humanos que se desarrollan a la par pero cada uno en su local. En una placenta puede haber un ambiente chill-out  y en la otra rancheras. Básicamente son dos hermanos que nacen a la vez y que durante nueve meses comparten el útero de la madre como si fuera un Bla Bla Car hacia la vida. A juzgar por sus movimientos, ellos deben pensar que aquello es un after.

EL PACTO

Cuando uno recibe una noticia como esta, tan buena y ansiada, el primer impulso es saltar de alegría. Bueno, en realidad el primer impulso es intentar pestañear después de una hora mirando a la pared y babeando. Una hora después, superada esta fase, lo que te pide el cuerpo es contárselo a todo el mundo, pero claro eso no puede ser. Hay que ser prudentes… no vaya a ser.

Desde el principio Ovugirl y yo pusimos unas reglas en cuanto a este tema. Unas normas férreas que prometimos no saltarnos bajo ningún concepto. Unas normas que ni en “El club de los poetas muertos”. Hasta que pasasen los tres primeros meses solo podríamos contarles lo de los dos churumbeles a cinco personas cada uno.

 

-Solo a cinco, ¿vale?-me dice Ovugirl

-Vale, pero la familia no cuenta ¿no?

-No, la familia claro que no cuenta idiota.

-No me insultes que te fecundo otra vez ¿eh?

(Silencio picarón)

 

5 minutos y 21 segundos después nos dimos la mano y prometimos no saltarnos el pacto bajo ningún concepto.

 

24 horas más tardes hicimos balance de la gente a la que se lo habíamos dicho.

Gané yo. 21 a 19.
Familia aparte.

En aquellas 24 horas se lo dije a mi mejor amigo (es como de la familia y no cuenta). Se lo dije a dos o tres íntimos que me encontré por casualidad esa noche. Se lo dije a un amigo que hacía tiempo que no veía. Después me tomé unas cervezas y se lo fui contando a más gente: a la camarera, a seis conocidos íntimos, a un policía, a un señor que pasaba por mi lado y a otros dos que no me caen muy bien, pero estaban en el lugar equivocado en el momento perfecto. Hasta desempolvé a mi viejo amigo imaginario “El payaso Tomatito” y se lo conté. Lo cierto es que todos me miraban con atención y curiosidad. Les entiendo, no siempre uno tiene delante a un Sperman nato. Un hombre capaz de fertilizar las aceras si eso no fuese considerado escándalo público.

 

Ovugirl hizo lo mismo, se lo contó como a 19 personas. No sé cómo, pero logró convencerme de que los de ella no contaban.

Al hacer el balance de daños los dos coincidimos en que por mucha ilusión que nos hiciese teníamos que parar de soltarlo. Por lo que pudiera pasar. Así que mientras entramos en el bar que está debajo de casa de mi madre decidimos que de momento teníamos que cortarnos. Mientras ultimamos los términos de nuestro silencio el camarero se nos acerca y con una sonrisilla pícara nos dice:

-¡Enhorabuena chavales, nada menos que dos!

Nos miramos incrédulos y pienso en la madre que me parió. “Ya se lo ha chotado al del bar”. Cuando la increpo me dice: Es que no pude evitarlo, es mi amigo. 

Es el camarero por Dios. A mi madre le pones una Pepsi y una tapa y te seguirá como un perro pachón hasta el fin del mundo.

La vida es así y para Spermabuela serán sus primeros nietos. ¿Cómo no va a gritarlo a los cuatro vientos? Se lo pide el cuerpo. Normal.

 

REACCIONES

La gente de mi entorno se queda un poco pillada cuando les enseño las primeras ecografías de bebé 1 y bebé 2 (estamos trabajando en los nombres).

Por ejemplo, mi compañera Fátima Rodríguez, megacrack donde las haya, espontánea y sincera como es ella me preguntó:

-¿Cómo dos? ¿Son dos seres humanos?- pregunta ella con esos ojos, abiertos como platos, que no sabes si es curiosidad lo que tiene o si es que lleva un mes bañándose en LSD.

Me dieron ganas de responderle: “No Fátima, uno es un Ewok y el otro un Gremlin”. Pero como la quiero con locura, solo escupí en el suelo y la miré amenazante.

Otro de mis compañeros, un editor conocido como Emilio Palmeira (y del que solo puedo decir que es un clase A)  también se sorprendió al saber que iba a ser padre por partida doble.

Versión original (en galego)

-Dous? Como que dous? ¡Un de cada collón!

Versión traducida

-¿Dos? ¿Cómo que dos? ¡Qué bendición amigo!

A Palmeira a tacto solo le gana un proctólogo.

Pero la reacción más común es que la de la incredulidad. La gente piensa que es una broma. La frase que más he escuchado estos meses es:

-¿Estas de coña, no?

Pues os diré una cosa: Estoy perfectamente capacitado para criar a dos hijos. No lo dudéis.

Y ahora os tengo que dejar que mi novia me tiene que poner el pijama.

Saludos hermanos.

 

20150327_092540

Dime cómo bebes y…The Walking DYC

Originalmente publicado en Cartas a 1985:

Si es que (me) lo digo siempre: hay gente que no sabe beber.

Con las borracheras al final sucede como con las opiniones: cada uno tiene la suya. Hay infinidad de grados y variantes y a la  hora de la verdad (que suele coincidir con la hora feliz) a cada uno le afecta de una manera muy personal.

A lo largo y ancho de los años y dentro de mi círculo de allegados he podido analizar y profundizar en los diferentes y apasionantes subtipos de lonas y he llegado a la conclusión de que posiblemente se puedan extrapolar al resto de la sociedad española que frecuenta los bares (¡qué lugares!).

barney_gumble-787525

1) El violento

Todos conocemos a uno de esos tipos que cuando beben imponen su ley. Normalmente tampoco es que sean la alegría de la huerta, pero cuando se toman dos copas de más buscan pelea a toda costa. No…

Ver original 1.116 palabras más

Dos no fecundan si uno no quiere: Sperman vs Ovugirl

“Dos no fecundan si uno no quiere”.

Es un dicho, pero es realidad. Intenta fecundar tú solo. Es imposible. Salvo si eres Ramón, el del Fertimón, que entonces sí. Entonces fecundas tú solo lanzando las semillas a la tierra y tal, pero el resto de los humanos necesitamos, por lo menos, dos personas para llevar a cabo el milagro de la vida.

Ya sabéis que mi verdadero nombre es Sperman. Guionista de día (esa es mi identidad secreta) y prolífico fecundador de noche. Barajé varios nombres antes de decidirme definitivamente por Sperman. Nombres con fuerza como Fecundator o Semenboy, pero al final Sperman me pareció el más adecuado.

Mi novia es Ovugirl. Su poder es crear óvulos dobles de la nada y que Sperman los fecunde a todos para poder tener, nueve meses después, un descuento de grupo del 10% en La Pepita.

Ovugirl lleva bien el embarazo. O sea, se queja. pero tranquilos se queja de mí, como siempre. Cosas como:

-Sperman, has dejado la puerta del baño abierta.

-Sperman, no has apagado el horno.

-Sperman, queda un óvulo sin fecundar.

Es que a veces me despisto, no me centro. A veces, incluso no acabo las

 

Ovugirl y ese gesto absurdo que hacen las tías en las fotos. Ahora sabemos que era una señal de los mellizos.

Ovugirl y ese gesto indescifrable que hacen las tías en las fotos. Ahora sabemos que era una señal de los mellizos.

 

Síntomas de embarazo:

Los mellizos llevan ya cuatro meses dentro de su barriga. 

1) Náuseas:

Un montón. Va por la calle que parece mi amigo (daré un nombre falso) Javi del Olmo después de tomarse un chupito de esos que se tomaba él de ron con aguarrás. Pobre. Ella, que es muy presumida, le da miedo que alguien la vea con esos estertores. Normal. A mí también me daba vergüenza estar a lado de Javi y sus superarcadas. Eran tan fuertes que alguna vez hasta los sismógrafos las detectaron. Como la cosas de la arcada es muy desagradable, los científicos (los superhéroes no vamos al médico) le recetaron unas pastillas: Cariban. Siempre pienso en el Fary cuando oigo ese nombre. Cariban. También es un buen nombre para una discoteca de pueblo. ¡Esta noche, en Cariban copas a tres euros! ¡Ellas entran gratis, ellos le entran a todo lo que se mueva! ¡Cariban!

Pero lo cierto es que funciona. Ya va mejor la cosa.

2) Aumento de peso:

El aumento de peso ha sido notable en estos cuatro meses. Por lo menos cinco quilos y la cosa parece que no tiene trazas de invertirse. Hablo de MI aumento de peso. Ella está como siempre.

La gente me pregunta si yo llevo uno de los mellizos (ja, ja) en mi barriga (ja, ja) y se ríe de esa broma tan ingeniosa y molona. A mí me dan ganas de, con mi supervelocidad, subirles los calzoncillos a la cabeza hasta dejárselos de pasamontañas, hacerles girar como un trompo y soltarles así, desorientados, a la salida del peaje de Vigo cuando pasan los camiones. Pero como soy Sperman no lo hago. Yo solo fecundo y hago el bien.

3) El olfato

El primer nombre que elegió ella para hacer el bien y traer hijos al mundo no fue Ovugirl. Fue Lobezno. Y es que llegado a este punto sí que nos vamos a poner serios. Mi novia es Lobezno. Tranquilos gays del mundo, mi novia NO es Hugh Jackman, es Lobezno en sí. Menudo olfato. Lo nunca visto. De verdad que os digo que es fuera de lo común.

-Has fumado.

-Sí. El lunes pasado.

Y a lo mejor estamos a sábado. Ya roza la precognición.

O entras en un bar y suelta.

-¡Uy!, como huele a cebolla, que peste por Dios.

Y yo otra cosa no tendré, pero de nariz voy sobrado e inspiro con todas mis fuerza porque no quiero quedar mal, pero nada. A mí solo me huele a…no huelo nada joder, pero claro qué voy a decir.

-Sí, sí ya me están llorando los ojos. ¡Qúe asco por Dios! ¡Cebolla!

Pero en realidad estoy llorando por no tener olfato y encima este apéndice nasal. El segundo más grande de mi cuerpo.

 

4) Cambios de humor

Los habituales. Son casi todos propiciados por mí y por mi ineptitud a la hora de desempeñar ciertas tareas como:

-Olvidarme de las cosas de casa.

-No haber cerrado bien la puerta.

-No haber inventado un remedio contra el cáncer.

-Respirar fuerte.

-Respirar despacio.

-Respirar

 

Pero la vida de Sperman y Ovugirl sigue adelante con ilusión a la espera de saber si todo sigue bien y con la única preocupación de si los mellizos Cruces vengan en condiciones. El resto no importa.

Os dejo que tengo que hacer el bien y ya llego tarde, que los sábados hay mucho maleante por ahí.

 

¡Salud hermanos!

No te pierdas estos artículos:

El hijo se convertirá en padre

Yo soy…Sperman

Y recordad que para suscribiros al blog y que os lleguen las nuevas aventuras de Sperman & Ovugirl al correo solo tenéis que meter el mail. ¿Dónde? En la parte de arriba, a la derecha.

Yo soy…Sperman

Tantos años llevando camisetas de Superman y resulta que gracias a Los Mellizos (próximamente en sus pantallas, ahora en la barriga) me he dado cuenta que la “S” que lucía en mi pecho terso y bronceado no era la de Superman sino la de Sperman, un superhéroe -mucho menos conocido, pero más luchador- sin más puntos débiles que la flacidez que le deja hecho polvo. Qué ironía.

Os resumo la historia para aquellos que se acaban de enganchar a este blog.

1) Mi novia sospecha que está embarazada.

2) Yo sospecho que puede ser correcto e incluso que, tal y como ella afirma, el hijo pueda ser mío, aunque (como todo padre primerizo me sorprende el hecho de no ser estéril). No confundir esta palabra: Estéril con la ciudad portuguesa Estoril. No tienen nada que ver, pero hay gente que se confunde y queda fatal. Los disléxicos están perdonados que bastante ya tienen con palabras liarse las.

3) Nuestras sospechas se confirman después de que ella se compre un test de embarazo. Yo decía que a medias, pero al final lo pagó ella sola. En realidad le dije “a pachas”. No muy maduro la verdad.

4) Hace sus cosas de madre sobre el palito, y reflexiono sobre el hecho de que debe ser complicado atinar en el meollo del chisme. Yo sí podría. Simplemente por el mero hecho de ser Sperman, tener colita y haber jugado miles de veces con los colegas a “apuntar y cruzar los rayos”. Esta actividad se hace mucho desde que eres pequeño hasta los 36. Sea como fuere, ella acierta.

5) Salen dos rayitas que nos anuncian nuestra nueva condición. Es la primera vez que me toca algo. Nota explicativa: No me tocó, en realidad, lo estábamos buscando.

 

Como cada lunes me dirijo a mi trabajo, ya os he contado que a día de hoy soy guionista en un programa de televisión. Sí, ya sé que suena muy bien, pero en realidad no es para tanto, de hecho mi puesto es uno de los menos creativos de toda la productora. A veces meto chistes en los guiones, pero son para consumo propio. Como la heroína. Los escribo, los leo, me río y después los borro. Digo que soy guionista” a día de hoy” porque en el mundo audiovisual hoy eres guionista y mañana se cierra el chiringuito y puedes pasarte el resto de tu vida asustando a viejas en el parque y dándole de comer a las palomas. O viceversa.

Empieza el programa y mientras en el plató dos señoras hablan de la menopausia y como vivirla con alegría y jolgorio. Me están ya dando hasta envidia (de la mala ¿eh?) cuando me llega un Whatsapp de ella, la futura madre de mi hijo. Hoy iba al ginecológo para constatar el “milagro de la vida” y ya me estaba empezando a preocupar, ya sabéis, los padres es que somos asín.

-Cari ya está, todo bien.

-¿Seguro?

-Sí amor, estamos de 5 semanas y cuatro días.

Y yo pienso en cómo coño harán para afinar tanto estos cabrones. Cinco semanas, cuatro días y tres horas. Eso sí, decirme si llueve el fin de semana es una puta quimera.

-¡¡Genial!!

-Te quiero.

-Idem.

Esto lo saque de Ghost y mola. Además te ahorras teclear una palabra. No cofundir Idem con Amén. Sí Mariló Montero. Va por ti.

-Cari es que no me aguanto…¡¡¡que son dos!!!!

-¿Dos qué? ¿Dos ginecólogos? 

Y después la gente se queja de la sanidad pública.

Pongo el emoticono ese de la risa con dientes que nadie sabe muy bien que es.

-¡¡¡¡Dos bebés!!!!

El acabose tú.

Recuerdo que el mundo… se congeló durante un segundo. Y empezó a girar de nuevo muy despacio. Escuchaba las risas de las menopáusicas a la mitad de velocidad, parecían trolls de Mordor con los ojos pintados que me señalaban con sus dedos huesudos mientras dejaban entrever un hueco entre sus dientes. Miro a los cámaras que también me señalan con cara de sopresa, un mono encima de un triciclo aparece de la nada mientras un transexual vestido de elefante rosa me  saca la lengua que se dobla lascivamente sobre sí misma en contorsiones imposibles. Creo que se me ha colado un trozo de otro relato, pero lo pilláis, ¿no? Era una metáfora visual para explicaros que te quedas pillado.

¿Dos hijos? ¿Yo? ¿Pero no era Estoril?

Pues no, resulta que era Sperman y toda la vida sin saberlo. Si lo llego a saber me hubiese dedicado a la fecundación profesional. Como Julio Iglesias. Si es que cuando me pongo lo bordo.

Me llevó dos minutos digerirlo, uno por niño, pero una vez me proyecté en el futuro y me vi con Los Mellizos Cruces por la calle, paseando, en la cama viendo Regreso al futuro II…sonreí y estuve orgullo de mi esperma, esperma de calidad, esperma del bueno,  artesano.

El mundo se puso en marcha otra vez, las menopaúsicas volvieron a su velocidad normal , pero ya nada era igual. Aún no podía decirle nada a nadie. Era muy pronto. El mundo no estaba preparado para saber que yo no era un simple guionista. No.
Soy…

IMG_194977115826198

Sperman

 

¡Salud hermanos!

Próxima entrega: Sperman vs Ovugirl

 

 

 

 

 

 

 

 

El hijo se convertirá en padre…

“El hijo se convertirá en padre…”
Esta es una frase de la película de Richard Donner: Superman.

Y es una gran verdad. Enseguida os explico por qué últimamente esta frase ronda mi cabeza.

Veréis, hoy para mí ha sido el Día Mundial del Silencio. Una llaga en la lengua me impide casi hablar y al articular cualquier sonido parezco una versión peruana y algo ebria de Chewbacca. Todo el día gruñendo, o sea, como siempre, pero en vez de palabras hoy he utilizado sonidos guturales.

Solo un gramo de Paracetamol (patrocinado por mi compañero Juanito) me alivió un poco el dolor y pude comenzar a hablar para disgusto de mis compañeros que me consta estaban maliciosamente contentos de mi silencio.

En el trabajo unos me recomendaban tomar aguardiente, otros me pedían que tomase agua con sal, unos cuantos decían que lo mejor era Aftex y yo cariñosamente los fui mandando a todos a tomar por el culo uno a uno. En silencio, claro. Mentalmente. Con la mirada, así cerrando los ojos como un chino con miopía.

Ya en casa descubrí que el vínculo entre Raquel y yo se ha estrechado en los últimos tiempos (the last times) hasta un punto insospechado. A las nueve de la noche, cuando el dolor es más agudo y mi boca parece un campo de batalla, ella llega a casa y aunque prácticamente no puedo ni abrir un poco la boca, nos entendemos de la misma manera que lo hacen Han Solo y Chewbacca.

episode_4_han_solo_and_chewbacca_1

-¿Qué tal cariño?

-Grrruaaaa…-aullo moviendo la cabeza y el cuello a lo Ray Charles como haría Chewbacca.

-¿Ah sí? ¿Y dónde lo has dejado?

-Grrrrruuuuuuaaaa…rrowwwr

-Ponlo mejor en la habitación de…

Un segundo, no puedo contaros todavía de quién es esa habitación. Volvamos hacia atrás. Viajemos en el tiempo, hasta hace tres meses y tres semanas exactamente.

Ese día, al levantarme, no me podía imaginar que sería mi último día como “no-padre en potencia” de mi vida.

-Cariño, a lo mejor estoy embarazada.

Al escuchar esa frase los testículos adoptaron una posición nunca antes conocida por este que escribe. De hecho, aún los estoy buscando, depende del día cambian de lugar.

-Y me he comprado un test…

-¡Joder cari, pues sopla, sopla ya!

Esto deja claro mi conocimiento del mundo de los hijos, de la prenatalidad y de la madre que me parió.

Aún así ella “sopló”.

Diez minutos después el “Predictor” (mi único contacto con él hasta ahora había sido en la canción “Ave Lucía” de Sergio Dalma) nos dice con dos barritas que voy a ser padre.

Estoy contento, pero con esa alegría contenida que tienes cuando le escribes la carta a los Reyes. Como qur lo ves lejos. Cuesta asimilarlo. Mi primera pregunta me la hago en silencio para que en ella no cunda el pánico.

¿Estoy capacitado?

Evidentemente no, pero por si tenía alguna duda, ella me lo confirma.

No, cariño. No estás capacitado

Le demuestro que su percepción es falsa, que soy lo suficientemente maduro y que puedo con esto y mucho más. Pienso en eso mientras busco billetes de tren a Yemen. Es broma. No eran a Yemen.

Los primeros momentos son de shock. ¿Un hijo o una hija? Esto lo va a cambiar todo. Pero soy feliz.

Juramos no decírselo a nadie de momento y por supuesto los dos faltamos a nuestra palabra en menos de 24 horas. Algo nos dice que seamos cautos, pero algo más fuerte nos empuja a compartirlo con la gente que queremos. Con nuestra familia y amigos…bueno y con compañeros de trabajo…y también con conocidos de vista…y con el tío que nos trajo las pizzas 48 horas después. Hasta le escribí una carta a Stallone para contárselo, pero al final no la eché porque tampoco hay que contárselo a todo el mundo.

En fin, pero primero había que decírselo a la familia. ¿Cómo se lo tomarían? La de ella genial eso lo supe desde el principio, pero, ¿y la mía?, ¿mi familia qué?

Nosotros que somos como Los Colby, pero sin el dinero y sin pelucas. Nosotros que tenemos todos ese carácter tan especial que recuerda a un guerrillero vietnamita estreñido. Nosotros…Los Cruces.

Y lo más importante…como reaccionaría yo mismo unas horas después al conocer que en realidad, no iba a tener un niño, ni una niña, que todo era una quimera, que Raquel y yo estábamos totalmente equivocados y que no íbamos a ser padres de un hijo.

Si todo va bien en noviembre seremos padres de dos.

Continuará…

Próxima entrega: “Yo soy Sperman”

El día de la madre (que te parió)

Las madres. Esos seres que nos cuidan y nos miman pase lo que pase. Salvo que te llames Marco. Ahí estas jodido. Marco no sigas leyendo y sigue buscando anda… que el tiempo es oro.

Hay una verdad universal e inmutable que gritamos al mundo tal día como hoy.
“Mi madre es la mejor y la que mejor cocina”
Esto nunca es verdad. Pronuncie quien lo pronuncie, bueno…salvo si eres el hijo de Chicote (que usa colores de madre) o del “León come gamba”. En el primer caso enhorabuena en el segundo sí que es posible que tu madre cocine mejor que tu padre. Con que sepa abrir una lata de mejillones llega.
Las mejores madres son:

image

La mal llamada “madre de los Goonies”.
En realidad es la madre de los Fratelli.
Lo cierto es que era una delincuente pero tenía un corazón enorme. Que mejor madre que aquella que te echa de comer y te cambia las cadenas cada 2/3 semanas. Esa madre que te lleva al zoo para que te vean. Esa madre a la que el negro le sienta mejor que a Batman. Una semana en casa de esta y se os quitaban la tonterías esa de haceros fotos a los pies y a la comida. Y recordad amigos…si vuestra madre no tiene antecedentes no es de fiar. Prestad especial atención a su mirada. Pura ternura. Como para pedirle 20 euros “pa” salir. Una hostia que se rifa.

Otra madre que mola…Uma Thurman en Kill Bill.

image

“Dile a tu madre que venga a hablar conmigo”
Puto profesor. Te vas a cagar que mi madre es (pitido).
Así da gusto criarse entre katanas y tacos (y no de los mejicanos precisamente).
– Hijo,¿quieres hacer la jodida comunión?
-Sí mamá.
-Joder, puto niño creyente te voy a amputar la jodida lengua.

Menuda infancia. El hijo de (pitido) tiene una madre que ojito. Como para robarle el suelto del bolso. Te arranca un ojo a mordiscos.

Más madres molonas.

image

La mal llamada “Madre de ET”. Es la madre de Elliot. La madre de ET es como ET pero con delantal.
Esta me caía muy bien porque no se enteraba de nada. Te podías emborrachar con un extraterrestre en el salón que la tía solo te notaba pálido. Eso sí, cariñosa como ella sola. Acababa de conocer a ET y ya lloraba su partida. Pero vamos a ver, si hace diez minutos no eras capaz de distinguir a tu hija pequeña de un ser de otro planeta. Burra.
En fin que esta por cándida e ingenua se merece estar en el “top mothers” de hoy.
Otro día hablamos de más madres molonas, por cierto:
“Mi madre es la mejor y la que mejor cocina”
Te amo mamá. Tú si que eres una madre de película.

image

¡Salud hermanos!